Erase una vez un gran violinista llamado Paganini

Erase una vez un gran violinista llamado Paganini
Algunos decían que él era muy extraño, otros que era sobrenatural, las notas mágicas que salían de su violín tenían un sonido diferente, por eso nadie quería perder la oportunidad de ver su espectáculo.

Cierta noche, el palco de un auditorio repleto de admiradores estaba preparado para recibirlo, la orquesta entro y fue aplaudida, al salir el director también fue ovacionado, pero cuando la figura de Paganini surgió, triunfante, el público deliro, Paganini coloco su violín en posición y lo que se escucho fue indescriptible, breves y semibreves, fusas y semifusas, corcheas y semicorcheas, parece tener alas y volar con el toque de sus dedos encantados, de repente un sonido extraño, una de las cuerdas del violín de Paganini se rompió, el director paro, la orquesta paro, el público paro, pero Paganini no paro, mirando su partitura continuo arrancando sonidos deliciosos de un violín con problemas, el director y la orquesta, exaltados volvieron a tocar.

Antes de que el público se serenara, otro sonido perturbador derrumbo la atención de los asistentes, otra cuerda del violín de Paganini se había roto, el director paro, la orquesta paro nuevamente, Paganini no paro, como si nada hubiese sucedido, él olvido las dificultades y avanzo sacando sonidos de lo imposible, el director y la orquesta, impresionados, volvieron a tocar, pero el público no podría imaginar lo que estaba por suceder, todas las personas estaban atónitas y una tercera cuerda del violín de Paganini, se rompió, el director se paralizo, la orquesta paro, la respiración del público se detuvo, pero Paganini continuo, como si fuese un contorsionista musical, arranco todos los sonidos de la única cuerda que sobraba de su violín destruido, ninguna sola nota musical fue olvidada, el director se anima, al orquesta se motiva, el público pasa del silencio a la enfuria, de la inercia al delirio, Paganini alcanza la gloria, su nombre paso a la historia, no es apenas un violinista genial, es el símbolo del profesional que continua adelante frente a lo imposible.
Erase una vez un gran violinista llamado Paganini
Compartir en Google Plus
Si te gustó esta reflexión no olvides compartirla en tus redes sociales