Él nunca se fijó en ella, hasta que un día ella entendió porqué

Él nunca se fijó en ella, hasta que un día ella entendió porqué
Siempre hay que luchar por lo que uno quiere, cuando hablamos con el corazón, Dios, siempre nos escucha.
Él nunca se fijó en ella, hasta que un día ella entendió porqué
Compartir en Google Plus
Si te gustó esta reflexión no olvides compartirla en tus redes sociales