El vídeo más inspirador del mundo

El 30 de septiembre de 2008 cuando el doctor llegó y me dijo que mi madre tenía un paro cardiorespiratorio, me dijeron que debía tomar una decisión; me dijeron, podemos hacer...
  • a) Tratar de revivirla, pero probablemente le vamos a quebrar todos los huesos del cuerpo, o
  • b) Dejar que la vida tome su curso y dejarla descansar en paz.
Y francamente tuve un minuto para decidir entre la vida y esto. 
Me dijeron que no dejara que la decisión que tomara me persiguiera por el resto de mi vida. Así que decidí dejarla ir. Me puse a su lado y le agradecí todo lo que había hecho por mi. Le agradecí por la forma en que me crió, lo triste es que fue la única vez que se lo dije. Nunca le dije cuanto la amaba... nunca le dije nada hasta ese momento, después de eso la besé y le dije adiós. 

Fuí a la sala de espera y escuché todos estos sonidos extraños, después levanté la cabeza y pregunté... ya terminó??? 
y el doctor me contestó... sí, ya terminó.
Hasta hoy ella sigue en mis recuerdos, cuando hago mis trabajos, cuando hago todo, pienso que es porque ella me enseñó a como amar, como ser amable, como ser yo mismo y no fingir. Vivir cada segundo como si fuera el último y siempre ayudar al más pobre...
"Vivir sencillamente para que otras personas sencillamente puedan vivir."


Compartir en Google Plus
Si te gustó esta reflexión no olvides compartirla en tus redes sociales